Si los muros hablaran

Carmen García Moreno ha paseado su mirada de fotógrafa atenta sobre la piel de la ciudad –de muchas ciudades– fijando su objetivo en los carteles que cuelgan o han colgado de sus muros y de sus espacios, recuperando la memoria que encontramos en la publicidad, descubriendo la belleza del abandono, rescatando y dando relevancia a lo que se oculta detrás de lo que vemos en la superficie, a esas imágenes obligadas a taparse unas a las otras peleando por el mismo espacio en que son expuestas.

  • Envío gratis para España
  • Entrega en 48/72 horas por correo
PVP (IVA incluido) 20,00

 

Descripción

ISBN 978-84-120374-9-4
112 páginas
Tamaño 170 x 230 mm.

En Si los muros hablaran, Carmen García Moreno ha paseado su mirada de fotógrafa atenta sobre la piel de la ciudad –de muchas ciudades– fijando su objetivo en los carteles que cuelgan o han colgado de sus muros y de sus espacios, recuperando la memoria que encontramos en la publicidad, descubriendo la belleza del abandono, rescatando y dando relevancia a lo que se oculta detrás de lo que vemos en la superficie, a esas imágenes obligadas a taparse unas a las otras peleando por el mismo espacio en que son expuestas. Durante varios años Carmen ha recorrido París, Madrid, Málaga, Granada o Almería con un afán casi arqueológico para reconstruir lo sucedido en cada una de ellas a través de los carteles, a través de lo que quieren decirnos cada una de las páginas del libro para que nosotros, al final de este recorrido, hayamos podido imaginar lo que nos dirían “si los muros hablaran”.

Hemos visto cómo un cartel tapa al anterior formando una gruesa capa de papel y pegamento sobre fachadas, farolas y cualquier lugar susceptible de ser ocupado por la publicidad, pero es raro que nos fijemos en lo que hay debajo del nuevo afiche que alguien ha colocado allí. Tal vez quien llegó en último lugar trató de ocultar lo anterior pero dejó al descubierto parte de ese pasado porque los tamaños del papel eran distintos; o quizá un admirador del personaje retratado quiso llevarse a casa esa fotografía y al arrancarla dejó en el camino un pedazo que no logró despegar; o puede que simplemente el tiempo y la lluvia y el sol hayan hecho su trabajo y deteriorado el brillo de lo anunciado.

Ver en el catálogo

La autora

Carmen García Moreno

Afincada en Granada desde los dos años, mi afición por la fotografía surge cuando descubro la complicidad y la intimidad que se crea cuando miro el mundo que me rodea a través del visor de la cámara.

Mi formación tardía, que compagino con mi trabajo, es totalmente autodidacta; en un principio captaba imágenes de todo aquello que me llamaba la atención, sin discurso ni proyecto previo, aunque tengo que decir que lo que más me gustaba y me gusta es encontrar “la belleza en el abandono”, cualquier tipo de abandono.

En el año 2012, gracias al empujón de un gran artista multidisciplinar y sobre todo gran amigo, me lanzo a la aventura de sacar algunas de mis fotos a la luz.
Y es a partir de mi entrada en la Asociación de Fotógrafos de Granada, AFOGRA, cuando, rodeada y arropada por mis compañeros, voy aprendiendo, de ellos y con ellos, a disciplinarme y volverme más exigente conmigo misma. Mi mirada se fue perfilando y ahora no malgasto energías en lo que realmente no me complace.

Desde entonces hasta hoy he asistido a talleres con grandes maestros, muy enriquecedores para mí, y sigo trabajando en pequeños proyectos que realmente me reconfortan.