Carmen García Moreno

Afincada en Granada desde los dos años, mi afición por la fotografía surge cuando descubro la complicidad y la intimidad que se crea cuando miro el mundo que me rodea a través del visor de la cámara.

Mi formación tardía, que compagino con mi trabajo, es totalmente autodidacta; en un principio captaba imágenes de todo aquello que me llamaba la atención, sin discurso ni proyecto previo, aunque tengo que decir que lo que más me gustaba y me gusta es encontrar “la belleza en el abandono”, cualquier tipo de abandono.

En el año 2012, gracias al empujón de un gran artista multidisciplinar y sobre todo gran amigo, me lanzo a la aventura de sacar algunas de mis fotos a la luz.
Y es a partir de mi entrada en la Asociación de Fotógrafos de Granada, AFOGRA, cuando, rodeada y arropada por mis compañeros, voy aprendiendo, de ellos y con ellos, a disciplinarme y volverme más exigente conmigo misma. Mi mirada se fue perfilando y ahora no malgasto energías en lo que realmente no me complace.

Desde entonces hasta hoy he asistido a talleres con grandes maestros, muy enriquecedores para mí, y sigo trabajando en pequeños proyectos que realmente me reconfortan.